Música



CARAMELOS PARA LA MESILLA


Amo la música.
Le dediqué una buena tanda de años a un piano de pared que me ha acompañado desde mi cuarto en casa de mis padres hasta el de ahora: el que comparto con mi hombre y mi pequeña.
También por ese amor desmedido me ví convertida en profesora de música y compartí diez años de corcheas y canciones con los niños de un colegio genial en el que un día fui yo también niña.

No fue sólo pasión; objetivamente creo en la música; en sus beneficios para el cuerpo y el alma.
La mente se transforma en ese contacto.
He leído mucho pero más que todas las evidencias escritas, me ha convencido mi propia experiencia.
Es una fuente de recursos para ser simplemente mejor.Podría extenderme enumerando las razones (debería hacerlo... lo haré) pero es tan evidente para mí que sería como dedicar tiempo a explicar que el día es el día y la noche la noche.
Ahora que soy mama me relamo pensando en que le estoy ofreciendo este regalo a mi pequeña.
No me refiero a isntruirle en el lenguaje musical o enseñarle a tocar un instrumento, sino al hecho de ponerle en contacto con esa materia tan rica que es el arte y saber que ahí va quedando el poso.

En esta categoría hay una selección de piezas con las que deleitarse juntos. Obras de arte y buenos intérpretes. 
Pues eso, como tener caramelos en la mesilla para ir saboreándolos de vez en cuando. Bueno, buénismo por muchas razones.



A estos caramelos se le añaden también  canciones.
 Un paso más, un avance en el camino, una nueva posibilidad de ofrecerles joyitas que un día les despertarán mil emociones al evocar los momentos en que se las cantaba su mamá o su papá.
Esos recuerdos no tienen precio, no se pueden comprar, ni tienen sustitutivos.

Que disfruteís del camino, de los pasos, de la huella.

Muñequita linda

A la nanita nana
 
Duerme negrito


Beehtoven, Concierto para piano nº 5 El Emperador

Beethoven, Concierto para piano nº 3 


Verdi, Brindisi de La Traviata 


Chaikovski, Andante cantabile para orquesta y cello.  


Mozart, Concierto para piano nº 21, Andante

 

Beethoven, Concierto para piano nº 5, segundo movimiento


Donizetti, Una furtiva lágrima


Mozart, adagio del concierto para piano nº 23 


Bach concierto nº 5 

Caramelo navideño 

Bach partita nº 4 

Bach, Suite para cello nº 1 

Massenet, Meditación from Taïs 

Bach. Partita nº 1 









2 comentarios:

AMATXO PISTATXO dijo...

A mí también me encanta la música, aunque soy una simple aficionada...
Justamente mañana, mi peque empieza en clases de música con el método Kodaly, y espero que disfrute mucho!

Canela y Bach dijo...

Seguro que disfruta muchísimo, es lo más importante. El resto viene solo.
Además ,todo lo que suponga una adaptación a sus necesidades y su etapa de desarrollo aumenta las posibilidades de que disfrute de un buen aprendizaje.
Esperamos noticias!